Domiciliar Tus Impuestos o No: Esa Es La Cuestión

El mes de enero en general es malo para los autónomos. No porque nos cueste mucho comenzar después de las fiestas de las fiestas navideñas, sino porque es un periodo de presentación y pago de impuestos.

Y por si fuera poco, tenemos los resúmenes cada un año. Podemos decir que en enero, un autónomo prácticamente trabaja para el modelo 303, el modelo 130, el modelo 115, el modelo 180 o bien el modelo 390. Nada mal, ¿eh?

Por curiosidad he buscado en google plus la información que había al respecto, y mi sorpresa fue que prácticamente no existe, salvo la publicada por sí misma. Inmuebles, que si te atreves a descifrarlo, sinceramente, te mereces un premio. Por lo tanto, me puse manos a la obra para difundir este artículo.

impuestos de domicilio

Lo cierto es que por los impuestos domiciliados no vas a pagar menos, pero evitarás tener que asistir al banco para realizar tu pago, por lo que dejarás de perder un tiempo apreciado que puedes invertir en tu actividad o bien cuanto quieras.

Aparte, siempre y cuando estés dentro del plazo en el que Hacienda facilita la domiciliación de impuestos, puedes cambiar la cuenta corriente o incluso cancelar la domiciliación. Después de este período, ya no podrá hacer ninguno de estos dos métodos.

Por último, mas no menos considerable, que sepa que si domicilia el impuesto, Hacienda se lo va a cobrar el último día del periodo para enseñar los impuestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad